Compartir

Una visita casi que obligatoria si te diriges a Turquía es la ciudad de Cappadocia, donde vas a enamorarte con las vistas de un extraordinario paraje lleno de formaciones erosionadas resultado de millones de años de desertización.

Este lugar es todo un icono de la ciudad por su extraña pero majestuosa belleza. Desde cualquier punto puedes observar el volcán Erciyes, la montaña más alta de Asia menor y desde la cual se origina este paisaje.

La mejor forma de apreciarlo es desde el cielo y es precisamente la especialidad de este lugar: los globos aerostáticos. Desde el amanecer varios grupos de empresas que ofrecen este servicio recogen a sus clientes en los hoteles para llevarlos a disfrutar de esta particular aventura. Después de desayunar, se reparten en grupos que pueden ir de 4 hasta 36 personas para embarcarse en esta experiencia. Luego de algunas indicaciones por parte del piloto comienza esta expedición.

Con el fuego los globos empiezan a tomar altura y no, ¡No es para asustarse! la subida es suave y muy poco perceptible. Se sube incluso por encima de algunas nubes, lo cual ha de ser tenido en cuenta si sufres de mal de alturas.

La experiencia de ver este horizonte es simplemente inolvidable y el vuelo suele durar alrededor de una hora. Esta experiencia es de esas que deberías vivir al menos una vez en la vida. Al aterrizar se hace un brindis y te dan un diploma acreditando tu experiencia.

Te dejamos este vídeo de www.balonturlarikapadokya.com para que te antojes un poco más de esta hermosa experiencia:

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta